• alt text

Palabras Preliminares

Por Arq. Zulma Invernizzi. Secretaria de Cultura.

El compromiso de Carlos Gómez Centurión con San Juan no sólo se evidencia en una obra pictórica y arquitectónica que indudablemente abreva en la cultura de la provincia, sino además, y fundamentalmente, en que se trata de un extraordinario creador que participa día a día en esta construcción colectiva de la cultura sanjuanina.

“Digo La cordillera. El viaje como obra” no fue para nada una tarea sencilla y resume más de diez años de trabajo. El proyecto constó de cuatro viajes, donde se incluyen la expedición al Mercedario, las expediciones del norte argentino: yungas y puna jujeñas, y al sur, El Chaltén. A su vez, la concreción del proyecto fue posible gracias al apoyo de la Unidad Bicentenario de la Presidencia de la Nación, Gobierno de San Juan, Gobierno de Jujuy, Municipalidad de la Ciudad de Mendoza y numerosas instituciones privadas.

Es importante destacar que esta es una exposición que visitó los museos más importantes del País: Palais de Glace, Palacio Nacional de las Artes de Buenos Aires, Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza, Museo de Bellas Artes de Salta, Museo Castagnino de Rosario y Museo Caraffa de Córdoba.

Más allá de la cercanía y la familiaridad con este espacio, es de destacar el mérito de Carlos Gómez Centurión para realizar esta muestra que resume una de las experiencias más ricas en cuanto a abordar una temática que habla claramente de algo que es muy propio de la geografía y de la historia de San Juan: la Cordillera. El museo es hoy testigo del cierre del ciclo de itinerancia de la exposición.

Por supuesto que esta exposición, como todas las que hacemos, busca también convocar, desde este gran artista a que la gente se encuentre con el arte. La posibilidad de hablar de nosotros, a partir de nuestros propios artistas es, asimismo, la posibilidad de invitar a que todos los sanjuaninos se apropien del museo, que descubran la cercanía y lo importante que es poder disfrutar de lo nuestro. Porque las pinturas condensan todo un sentimiento, toda una cultura.

En definitiva, esta es la convocatoria a un encuentro con nosotros mismos, a través de la mirada de un artista.